Desciframos tu factura de la luz

¡Regístrate!

Accede a todas las posibilidades de mifactura.es ¡gratis!

Servicios mifactura:
28 Oct 2012

directiva europeaVeámosla como un nuevo elemento generador de actividad económica.

Antecedentes

Tanto el Parlamento Europeo como el Consejo de la Unión Europea han aprobado recientemente la última directiva europea sobre eficiencia energética que deroga anteriores directivas en esta área en concreto la directiva 2004/8/CE y la directiva 2006/32/CE.

Europa tiene claramente en su agenda el trabajar hacia un modelo de crecimiento económico más sostenible donde la energía tiene un papel fundamental. Para ellos desde el año 2007 se estableció una política energética para Europa y en diciembre 2008 tanto el Consejo como el Parlamento europeo aprobaron EL PLAN EUROPEO SOBRE CAMBIO CLIMÁTICO que definía tres objetivos para los países miembros a alcanzar en el año 2020

  • Reducir un 20% el consumo de energía primaria de la Unión Europea;
  • Reducir otro 20% las emisiones de gases de efecto invernadero; y
  • Elevar la contribución de las energías renovables al 20% del consumo.

Posición de España

España junto con Portugal ha votado en contra (y la abstención de Finlandia) de esta nueva directiva bajo el pretexto que España ya ha hecho grandes esfuerzos en estos temas y ya ha avanzado de forma importante en la consecución de los objetivos del plan sobre cambio climático por lo que argumenta que no ve oportuno en el actual entorno de crisis económica el seguir avanzando en medidas de eficiencia energética.

Dicho lo anterior al tratarse de una directiva europea, España estará obligada en los siguientes 18 meses a la publicación de esta directiva  a transponer esta pieza legislativa en una ley o leyes, reales decretos o disposiciones en la legislación española que recoja al menos sus preceptos en base a mínimos.

Contenido de la nueva directiva

1. Objetivo:

La presente Directiva se focaliza en uno de los tres objetivos comentados en el Plan Europeo sobre cambio climático y establece un marco común de medidas para el fomento de la eficiencia energética dentro de la Unión Europea a fin de asegurar la consecución del objetivo principal de eficiencia energética de la Unión de un 20 % de ahorro para 2020 y con objeto de preparar el camino para mejoras ulteriores de eficiencia energética más allá de esa fecha.

2. Acciones principales recogidas en esta directiva

Pasamos a resumir las medidas más importantes que tendrán impacto tanto a nivel macro en el país como a nivel micro en el día a día de los consumidores de energía. Esta directiva va en el buen camino de obligar a los estados miembros a tomarse en serio la necesidad de aplicar criterios de eficiencia energética en la actividad tanto industrial y comercial como a nivel doméstico. Toca ponerse las pilas para que éstas no se acaben

  • Plan Nacional de Eficiencia Energética: Fijación de un objetivo nacional por país miembro de eficiencia energética indicativo de cara al año 2020
  • Renovación de edificios: Los Estados miembros establecerán una estrategia a largo plazo para movilizar inversiones en la renovación del parque nacional de edificios residenciales y comerciales, tanto publico como privado.
  • Como medida ejemplarizante los Estados miembros se asegurarán de que, a partir del 1 de enero de 2014, el 3 % de la superficie edificada total de los edificios con calefacción y/o sistema de refrigeración que tenga en propiedad y ocupe su Administración central se renueve cada año. Se iniciará con los edificios que presenten una superficie útil de más de 500 m2 y el 9/7/2015 se incluirán aquellos con una superficie mayor a 250 m2
  • Adquisición de bienes y servicios eficientes: Los Estados miembros garantizarán que las administraciones centrales adquieran solamente productos, servicios y edificios que tengan un alto rendimiento energético.
  • Obligación para los suministradores de ahorro de energía: Cada Estado miembro establecerá un régimen de obligación de eficiencia energética a los distribuidores de energía. Éstos (y/o las empresas minoristas de venta de energía) estarán obligados a alcanzar un objetivo de ahorro de energía acumulado antes del 31 de diciembre de 2020, del 1,5 % de las ventas anuales de energía a clientes finales en volumen (tomando como media el último periodo de tres años anterior al 1 de enero de 2013). Se podrán excluir total o parcialmente de este cálculo las ventas de energía en volumen empleada para el transporte.
  • Auditorías Energéticas: Los Estados miembros fomentarán que todos los clientes finales pueden acceder a auditorias energéticas de elevada calidad, con una buena relación entre coste y eficacia y
    • a) realizadas de manera independiente por expertos cualificados o/y acreditados con arreglo a unos criterios de cualificación, o
    • b) ejecutadas y supervisadas por autoridades independientes con arreglo al Derecho nacional.
  • Contadores: Siempre que sea técnicamente posible, financieramente razonable y proporcionado en relación con el ahorro potencial de energía, los Estados miembros velarán por que los clientes finales de electricidad, gas natural, calefacción urbana, refrigeración urbana y agua caliente sanitaria reciban contadores individuales a un precio competitivo, que reflejen exactamente el consumo real de energía del cliente final y que proporcionen información sobre el tiempo real de uso. Además:
    • De cara a la potencialidad del autoconsumo en el caso de la electricidad, y a petición del consumidor final, exigirán a los operadores de los contadores que se aseguren de que estos aparatos puedan dar cuenta de la electricidad vertida a la red a partir de las instalaciones del cliente final.
    • Se asegurarán de que, cuando los clientes finales lo soliciten, la información exacta de los contadores sobre la entrada y salida de electricidad que les corresponda les sea facilitada a ellos mismos o a un tercero que actúe en su nombre en un formato fácilmente comprensible que puedan utilizar para comparar ofertas en condiciones de igualdad;
    • Se asegurarán que los clientes finales reciben información sobre la hora exacta de utilización.
    • Se facilitará la información de la medida a los clientes o la persona designada por éstos.
  • Facturación: se asegurarán que la información sobre la facturación sea precisa y se base en el consumo real,
    • Exigirán que, en la medida en que se disponga de información sobre la facturación de energía y el consumo histórico de los clientes finales, y cuando éstos lo soliciten, se facilite esta información a un suministrador de servicios energéticos designado por el cliente final;
    • Se asegurarán de que a los clientes finales se les ofrezca la opción de una información electrónica de facturación y de facturas electrónicas. Se aseguraran de que los clientes que lo soliciten reciban una explicación clara y comprensible sobre los conceptos en que esta basada su factura, sobre todo cuando las facturas no se basen en el consumo real;
  • Incentivos: Los Estados miembros tomarán las medidas adecuadas para promover y facilitar el uso eficiente de la energía por parte de los pequeños clientes, incluidos los hogares. Estas medidas podrán formar parte de una estrategia nacional: Incentivos fiscales, acceso a financiación, suministro de información, proyectos ejemplares.
  • Promoción de la eficiencia en la calefacción y la refrigeración. Cogeneración: A mas tardar el 31 diciembre 2015, los Estados miembros llevarán a cabo y comunicarán a la Comisión una evaluación completa del potencial de aplicación de la cogeneración de alta eficiencia y de los sistemas urbanos de calefacción y refrigeración eficientes.
  • Disponibilidad de sistemas de cualificación, acreditación y certificación: Cuando un Estado miembro considere que el nivel de competencia técnica, objetividad y fiabilidad es insuficiente, velará por que, a más tardar el 1 de enero de 2015, se disponga o se tomen medidas para que se disponga de regimenes de certificación o acreditación o regimenes de cualificación equivalentes, incluidos, si fuera necesario, regimenes de formación adecuados, para los proveedores de servicios energéticos, auditorías energéticas, gestores energéticos e instaladores de elementos de edificios relacionados con la energía.
  • Servicios Energéticos: Los Estados miembros fomentarán el mercado de los servicios energéticos y facilitarán el acceso a éste de las pequeñas y medianas empresas:
    • Difundiendo información clara y fácilmente accesible: contratos, instrumentos financieros
    • Alentando la creación de etiquetas de calidad
    • Poniendo a disposición del público una lista de proveedores de servicios energéticos.
    • Apoyando al sector público en la asunción de ofertas de servicios energéticos
    • Eliminando barreras reglamentarias y no reglamentarias
    • Creación de un mecanismo independiente tipo defensor del pueblo.
  • Burocracia: Los Estados miembros evaluarán y tomarán en su caso las medidas adecuadas para suprimir barreras reglamentarias y no reglamentarias que se opongan a la eficiencia energética.
  • Fondo Nacional de Eficiencia Energética, Financiación y Apoyo Técnico: los Estados miembros facilitarán el establecimiento de mecanismos de financiación o el recurso a los existentes con vistas a medidas de mejora de la eficiencia energética, a fin de aprovechar al máximo las ventajas de la presencia de múltiples flujos de financiación.

Conclusiones

La eficiencia energética no es sólo un concepto esotérico defendido por unos soñadores, desde la Unión Europea se nos “invita” a que todos, individuos y empresas nos lo tomemos en serio y lo integremos en nuestras agendas personales de objetivos a cumplir. A la larga un modelo económico que destierre el derroche de energía y se ponga objetivos de ahorro va a llevar a un desarrollo más sostenible de nuestra económica, a un mayor bienestar y una factura energética tanto nacional como individual menor. Todo proyecto va a implicar esfuerzos de tiempo y económicos pero a la larga nos devolverá un retorno económico y no económico.

Hace falta que el gobierno español (veamos cuando transpone la directiva en legislación española y cómo lo hace) también interiorice estas ideas y fomente las medidas adecuadas para que empresas e individuos sintamos los estímulos y señales adecuadas para comprometernos con esta causa.

Cierto es que en determinado aspectos relacionados con la energía renovable y la eficiencia energética España ha avanzado mucho en comparación con otros estados miembros pero no esto no debe ser motivo para relajarnos sino más bien todo lo contario y convertirse en un acelerador ya que se trata de una oportunidad de oro para que España (además del en Fútbol) lidere una actividad a nivel europeo y mundial.


Escribir un comentario

Código de seguridad
Refrescar

Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Canal RSS