Desciframos tu factura de la luz

¡Regístrate!

Accede a todas las posibilidades de mifactura.es ¡gratis!

Servicios mifactura:
26 Ago 2013

... o La Mal Llamada "Reforma Eléctrica".

 El 12 de Julio del 2013 el gobierno aprobó el RDL 9/2013 por el que se adoptan medidas urgentes para garantizar la estabilidad financiera del sistema eléctrico. Este Real Decreto Ley es el pistoletazo de salida de lo que se ha llamado “la reforma eléctrica”. Desde www.mifactura.es no pensamos que se trate de una reforma, que según la RAE se define como "Aquello que se propone, proyecta o ejecuta como innovación o mejora en algo" sino más bien se trata de una serie de medidas que no van a reformar (es decir innovar o mejorar) la forma de operar en el sector eléctrico sino que esas medidas incluidas en el RDL se enfocan en paliar los efectos financieros negativos de unas decisiones erróneas adoptadas por una serie de gobiernos, tanto de un partido como del otro, desde el año 2003.

Las mencionadas decisiones equivocadas adoptadas por los gobiernos de turno consistieron en permitir la creación y crecimiento exponencial de lo que se ha llamado el déficit de tarifa. En esencia se trata de aquella diferencia entre a) lo que durante una serie de años ha costado generar y llevar la electricidad a los puntos de consumo y b) lo que realmente se ha pagado por la energía eléctrica por los consumidores que ha sido menor que lo que realmente ha costado. El déficit está a punto de llegar a la nada despreciable cantidad de 30.000 millones de euros.

Déficit de Tarifa = A – B = 30.000 millones de euros

Los repetidos gobiernos de ambos colores:

  1. tomaron unas decisiones, en el ámbito del sector eléctrico, costosas. No valoro aquí si acertadas o no pero ciertamente costosas que era evidente que había que pagarlas de alguna manera y fue un enorme error no prever que había que pagar la fiesta.
    1. Subvenciones a generación renovable
    2. Fijación hasta el 2009 de unas tarifas integrales
  2. permitieron, por motivos políticos, la fijación de no cobrar la electricidad al nivel de coste que se hubiese obtenido de sumar los costes de los distintos componentes de la cadena de valor de la electricidad desde su generación hasta que llega a nuestro interruptor.

Ahora los errores del gobierno, después de esta mal llamada reforma eléctrica y otras disposiciones legislativas en los dos últimos años, son principalmente pagados por inversores, extranjeros y nacionales, grandes y pequeños, ricos y menos ricos, que confiaron en el marco legal y en la seguridad jurídica de un estado que era considerado como serio.

La mal llamada reforma eléctrica lo único que hace es intentar tapar este enorme error gubernamental (el de permitir la creación del déficit de tarifa) con la muy conocida expresión “Dónde dije digo, digo Diego”

  • Se penaliza a los inversores en energía renovable por enésima vez
  • Se penaliza a inversores en plantas de ciclo combinado de turbina de gas
  • Se penaliza a empresas distribuidoras y transportistas
  • Se aborta de facto la posibilidad del autoconsumo
  • Se desincentiva la eficiencia energética al aumentar los costes fijos y reducir los variables de la tarifa de acceso de terceros a la red (peajes por usar las redes eléctricas)

¿Qué hubiese sido una reforma eléctrica de verdad?

Innovar, crear nuevas vías y medios. Por ejemplo:

  • Estudiar mecanismos alternativos de formación de precios mayoristas de electricidad.
  • Medidas que enviasen señales económicas positivas a los consumidores para gestionar su perfil de demanda y así buscar horas más baratas.
  • Generar flujo de crédito hacia medidas de eficiencia energética que permita a consumidores reducir su consumo y con dicho ahorro financiar la inversión.

En conclusión no pensamos que los errores del pasado (formación del déficit de tarifa) se arreglan con nuevos errores (publicación de la mal llamada reforma eléctrica) que ahuyentan  a inversores de todo tipo por la falta de seguridad jurídica de un estado supuestamente serio. Por el contrario, pensamos que lo que necesita este país es una auténtica reforma eléctrica que racionalice, optimice y abarate nuestro consumo eléctrico nacional y nuestro parque de generación eléctrica y canalice los esfuerzos reformista también hacia el modelo eléctrico más sostenible posible y no hacia el más políticamente conveniente.


Escribir un comentario

Código de seguridad
Refrescar

Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Canal RSS